Cómo montar una óptica

Es verdad que en cada ciudad puede haber muchos locales de óptica ya instalados; sin embargo, debido a la alta demanda de este rubro todavía constituye un negocio rentable para todos aquellos que se animen a un emprendimiento. Tanto para asistir los defectos de visión como para vender lentes de sol y accesorios, es una excelente propuesta que puede dejar interesantes ganancias.

Hay dos opciones básicas: crear una marca propia o adquirir una franquicia. Sea como sea, aquí veremos los pasos básicos para iniciar el negocio.

Cómo montar una óptica

  1. Local: si no dispones de un espacio propio para transformarlo, puedes rentar un local comercial. Deberá ser aproximadamente de 50-100 m2 y deberá contar con licencia de habilitación profesional.
  2. Personal: al principio quizás baste con que lo atiendas tú mismo, pero si el local es grande y comienzan a llegar más clientes, deberás contemplar la posibilidad de contratar un ayudante.
  3. Inversión básica: necesitarás las instalaciones y muebles indispensables, un stock básico de productos, arreglar el local, publicitar tu marca y realizar el papeleo para constituir la firma legalmente. Se estima que la inversión va desde los $25 mil a los $50 mil euros.
  4. Productos a ofrecer: tienes que pensar a qué tipo de público vas a apuntar, pues dependiendo de eso venderás productos más caros o más baratos, de calidad básica o superior. Una buena alternativa es contar con opciones de marca y otras más elementales, para diversificar la clientela. Necesitarás lentes con graduación regulares, de contacto y de sol; accesorios como sprays limpiadores o estuches, etc. ¿Quieres ofrecer un plus? Brinda servicios de reparación de marcos o vidrios.
  5. Marketing: tienes que garantizar a los clientes que encontrarán el producto que buscan, y para ello, debes reponer continuamente el stock de existencias. Si tienes buenas ventas, no dudes en contactar a tus proveedores para llenar tus estanterías otra vez.
  6. Financiación: es muy importante que administres bien tu capital y seas consciente de los plazos de pago, pues si cumples, los proveedores te tendrán confianza y te darán trato preferencial. Asimismo, un buen historial crediticio con los bancos te permitirá acceder a un préstamo en caso de que llegaras a necesitarlo.
  7. Trámites legales: visita el municipio local para asesorarte sobre los trámites burocráticos que debes hacer para constituir tu negocio. En términos generales, deberás contar con licencia sanitaria, habilitación a cargo de optometristas, inscripción como autónomo y registro en Protección al Consumidor.

Ya tienes los pasos básicos para iniciar ahora mismo tu nuevo emprendimiento. Anímate a ser tu propio jefe y fundar una firma que te traerá prestigio, estabilidad económica e interesantes ganancias. Y nunca olvides que una excelente atención y asesoramiento al cliente te distinguirán de la competencia.

Leave a Reply