Accidentes de auto: estadísticas entre los adolescentes en los Estados Unidos

¿Sabía que los riesgos de accidentes de autos aumentan entre más jóvenes sean los choferes?

La American Academy of Pediatrics advierte que los peligros de accidentes se incrementan doblemente cuando conduce un adolescente solo, y a cinco veces cuando son dos o más jovenes los que están en el carro.

Dos nuevos estudios del Children’s Hospital of Philadelphia (CHOP) y la compañía de seguros State Farm, subrayan los peligros de la tendencia en los adolescentes a entretenerse con dispositivos electrónicos mientras manejan, demostrando cómo reaccionan según su sexo. Los investigadores descubrieron que los conductores jóvenes con acompañantes de la misma edad pueden estar más expuestos a accidentes que si condujeran solos.

La conducta de jovenes varones y mujeres es diferente

Estas investigaciones revelan que el hecho de manejar con acompañantes no afectan de la misma forma a los conductores de ambos sexos. Los jovenes tienden a sufrir accidentes debido al exceso de velocidad y a conducir de manera imprudente. Tienen 6 veces más posibilidades de cometer infracciones de tráfico, y el doble de conducir agresivamente que si estuvieran manejando solos.

Las chicas se exponen a accidentes por distracciones tales como estar mirando o conversando con sus amiga(o)s, hablar por el celular o enviando mensajes de textos. Generalmente las jóvenes no tienden a manejar imprudentemente, no importan si van solas o acompañadas.

Aunque si hablamos de distracciones causadas por artículos electrónicos, las chicas aventajan a los jovenes. Los estudios reportan que un 51% de ellas leen y escriben mensajes de texto frecuentemente mientras manejan, frente a un 38 % en los jovenes. En relación con la música, 84 % de las jóvenes escuchan o manipulan dispositivos de música conduciendo, en comparación con un 69 % del otro sexo.

Los adolescentes conocen los riesgos que representan los celulares por el peligro a entretenerse mientras manejan, sin embargo, continúan desarrollando comportamientos riesgosos a niveles alarmantes. Un ejemplo, 1 de cada 10 jóvenes admiten que envían más de 50 mensajes de textos al dia mientras conducen. Pero enviar SMS no es la única distracción a la que se exponen, otro gran porcentaje reconoce que manipulan el radio o reproductores de música. Otros tantos se entretienen navegando en internet en sus teléfonos, iPads o tabletas.

Estas imprudencias relacionadas con el uso de artículos electrónicos no solo son riesgosas por la ocurrencia de accidentes que causan, incluso aunque no lleguen a chocar, se exponen a situaciones límites, casi al punto de provocar las desgracias. Una encuesta encontró que el 68 % de los investigados han estado muy cerca de tener accidentes por estas causas.

Aunque normalmente los adolescentes tienden a culpar el clima y a los demás choferes como causantes de los accidentes, la realidad es que un 21% de los implicados en accidentes automovilísticos estuvo mandando mensajes de textos, el 20% hablaba con otros pasajeros, y el 17% manipulaba reproductores de música.

El comportamiento no está cambiando

A pesar de todas las campañas que se han hecho por múltiples vías para cambiar estos malos hábitos, se ha logrado muy poco. Muchos de los adolescentes que reportan haber estado muy cerca de tener accidentes continúan teniendo comportamientos riesgosos.

Parecería que lo único que puede hacer cambiar esta situación, es el hecho de que el joven haya estado involucrado o sufrido un accidente real. Casi el 70 % de los conductores adolescentes admiten que el hecho cambió su manera de conducir para siempre. Lo cual no quiere decir que de ese momento en adelante abandonarán los malos hábitos de hablar por teléfono y manipular reproductores de música mientras manejan.

Realmente son situaciones muy complejas que hacen que los Estados Unidos se encuentren entre los países con más incidencias de accidentes automovilísticos causados por adolescentes.

Seguro los padres se preguntarán cómo pueden evitar los peligros de que sus hijos sufran un accidente.

Los padres deben intervenir activamente

Cerca del 90% de los adolescentes aprenden a manejar viendo a sus padres. Estos sin dudas constituyen un modelo muy importante en este aspecto. Los padres deben asegurarse que sus hijos más jóvenes aprendan y atiendan las leyes de conducción de su estado.

Actualmente 45 estados y el Distrito de Columbia tienen restricciones para el número de pasajeros entre sus leyes de tráfico, y 30 prohíben el uso de celulares mientras se está conduciendo. Pero hay que pensar que estas leyes no cambiarán mucho el panorama si los padres no se preocupan porque sus hijos aprendan y concienticen una adecuada educación vial.

En este sentido, Kelly K. Browning, ejecutiva de Impact Teen Drivers, exhorta a los padres a hacer uso del detallado “Contrato de conducción padre – adolescente” provisto por el Centers for Disease Control’s (CDC), el cual incluye aspectos sobre comportamientos de conducción adecuada y las sanciones por las violaciones frente al volante. Así se hará partícipes a los jóvenes de la alta responsabilidad que implica el conducir un auto, además que aprenderán las reglas y leyes elementales que rigen la educación vial en cada región de los Estados Unidos.

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.