Cómo comenzar a hacer limpieza de casas

Hacer limpieza de casas parece una tarea fácil, pero cuando piensas por donde empiezo’ esa tarea se complica, pues son muchas las labores de limpieza que necesita una casa.

Sobre todo cuando encuentras mucho desorden, lo cual parece complicar aún más tu plan de limpieza. Por ello para que no te compliques y te resulte fácil y agradable, leerás los pasos para realizar el trabajo de limpieza.

Paso a paso para Hacer limpieza de casas

Para Hacer limpieza de casas comienza pensando en el tiempo que le dedicarás a esa casa para que al terminar tu trabajo se vea tan limpia como lo habías planeado.

Para ello debe pensar exactamente el tiempo que dispones y tu condición física de acuerdo a las tareas que vas a realizar.

Pon orden en todas las habitaciones para luego limpiarlas, ya que de este modo tendrás todo el espacio libre de objetos que interrumpen tu tarea.

Comienza por las habitaciones de atrás de la casa y continúa hacia la puerta de entrada.

Piensa que será un tarea a diario, ya que de este modo evitarás que se acumule trabajo y planea días al mes para hacer una limpieza profunda en toda la casa, la cual incluirá la limpieza de cristales, limpieza profunda de adornos, limpieza de alfombra y todo cuanto sea un trabajo de limpieza complejo.

Dormitorios:

Limpia los muebles de cada uno de los dormitorios para quitar todo el polvo y al mismo tiempo limpiarás con un paño limpio todos los adornos.

Luego una vez limpios los muebles y los adornos, tu plan de trabajo debe incluir el barrido y aspirado de pisos de todas las habitaciones, es decir que comenzando desde atrás hacia adelante de la casa, barrerás  y aspirarás todas las habitaciones.

El baño:

La limpieza del baño es una de las tareas menos agradables pero es imprescindible hacerlas con mucha dedicación y cuidado.

Por este motivo colócate un par de guantes que utilizarás en exclusivo para esta limpieza. Limpia la parte externa del inodoro usando una esponja embebida en agua calienta y desinfectante.

Sin secar lo que acabas de limpiar continúa con el interior del inodoro con una limpieza profunda en los bordes internos, cepilla toda la base y déjalo en remojo.

Pasado unos minutos puedes echar agua y al haber terminado con la parte interna secarás la superficie externa con un paño seco y limpio.

Continúa limpiando la ducha o la bañera. Puedes usar un limpiador de ducha o un detergente como el que usas para lavar los platos.

Limpia con el detergente o limpiador toda la base de la bañera para quitar la grasa y suciedad que siempre se acumula después de cada baño.

Luego continuarás limpiando todo el exterior de la bañera con un limpiador antibacteriano y las duchas puedes limpiarlas con cera para autos para que la limpieza dure mucho tiempo.

Para la limpieza del espejo y cristales utiliza un limpiacristales en spray. De este modo te ayudará a aflojar las manchas y el polvo.  Pero recuerda frotar con fuerza, luego lo secarás con una toalla de papel o con un papel periódico, también ejerciendo presión sin temor a que raye.

El lavado parece difícil de limpiar, pero si utilizas un buen limpiador en spray y una esponja o cepillo de cerdas lo podrás dejar reluciente en pocos minutos.

Pues, simplemente rocíe el limpiador y lo extiendes con fuerza con una esponja, luego dejarás que actúe el limpiador unos minutos para que elimine todas las bacterias y entonces volverás a frotar la superficie para terminar enjuagando con agua caliente y secalas con una toalla de papel o con un paño limpio. El cepillo de cerda lo utilizarás en el caso que necesites quitar manchas.

Termina la limpieza del baño limpiando el suelo con un limpiador de pisos y continúa con tu tarea en la cocina.

Cocina: Si tu tarea incluye el lavado de platos hazlo con detergente concentrado para platos, salvo que puedas utilizar un lavavajillas con carga completa y coloques los platos de inmediato luego de usarlos, ya que será más rápida la limpieza, pero ten en cuenta que los platos suelen desgastarse más rápido cuando se lavan en el lavavajillas, por lo tanto si eres profesional de la limpieza de casas es conveniente que los laves a mano como deberás lavar las sartenes y ollas.

Pues del mismo modo deberás lavar todo objeto frágil como los vasos o copas, ya que debe dedicarles mucho cuidado.

Seca los platos con cuidado porque si no los secas correctamente quedarán manchas o déjalos secar en una rejilla.

Microondas y horno:

Es importante que limpies el microondas y el horno con frecuencia sobre todo después de usarlos para evitar la acumulación de grasa, bacterias y olores.

El horno puede tener la función de autolimpieza, por lo tanto solo deberás retirar las rejillas y colocarlas en remojo en agua con jabón mientras se completa el ciclo de tu horno autolimpiante.

Quita las cenizas y aplica un limpiador con un paño húmedo.

Pero si el horno no tiene la función de autolimpieza también retirarás las rejillas y las colocarás en remojo con agua y jabón.

Necesitarás un limpiador de horno, el cual rociarás en el interior y dejarás que repose. Después del tiempo que indique la etiqueta del producto de limpieza lo retirarás con una esponja.

El microondas puede limpiarlo con un limpiador  quita grasa si eres profesional de la limpieza de casas  o también puedes colocar en un recipiente una mezcla de agua con limón, detergente lava platos y vinagre, luego enciendes el microondas y lo dejas funcionar unos minutos.

Luego  ni siquiera tendrás necesidad de limpiarlo con un paño porque la suciedad habrá desaparecido.

Del mismo modo que terminaste con el baño terminarás con la cocina limpiando el suelo con un paño embebido en un limpiador de pisos.

De este modo terminaste de limpiar toda la casa, salvo que cuente con patio o jardín, entonces intercalarás su limpieza dependiendo de su ubicación, pues recuerda que comienzas desde el fondo de la casa hacia adelante.

Consejo final para Hacer limpieza de casas

Cuando los alimentos se pegan en el fondo de la olla debe dejarla en remojo enseguida de haber cocinado y de este modo aflojarás la suciedad y por ende te resultará muy fácil limpiarla luego con una esponja.

Si lavas los platos después de haber sido usados no los tendrás que dejar en remojo y tampoco necesitarás emplear fuerza para quitar la grasa de los alimentos.

Solo necesitarás humedecer la esponja con detergente y agua caliente para lavar cada plato de ambos lados y luego los enjuagarás muy bien con agua caliente.

Leave a Reply