Ciudadania americana: Fundamentos de la Ley de Inmigración

La ley de inmigración abarca una amplia gama de situaciones que involucran a una persona de un país extranjero que viene a los Estados Unidos, ya sea para una visita temporal o con la intención de vivir permanentemente en los Estados Unidos (como ciudadano o como residente permanente legal).

Como Turista los EE. UU.

Aquellos que desean visitar los Estados Unidos por un corto tiempo y no tienen la intención de trabajar tienen varias opciones de visa de “no-inmigrante”. Los nacionales de algunos países no necesitan solicitar visa y son elegibles para entrar a los Estados Unidos como parte del “Visa Waiver Program”. Otros necesitarán solicitar en el Consulado o la Embajada de los Estados Unidos en su país de origen antes de su salida.

Hay muchos tipos diferentes de visas de no inmigrante, pero las más comúnmente usadas son las visas de visitante B1/B2. Estas visas no permiten el estudio, empleo, desempeño profesional, trabajo en los medios de comunicación o residencia permanente en los Estados Unidos. Hay visas específicas de no-inmigrante y otros programas para todos estos tipos de actividades.

Como trabajador en los EE. UU.

Aquellos que deseen trabajar en los Estados Unidos pueden solicitar uno de varios tipos diferentes de visas de inmigrante o no-inmigrante.

Las visas de no inmigrante, como las visas H-1B y otras visas H, permiten el empleo con un empleador específico en una posición específica. Otras visas autorizadas para empleo incluyen la visa L para transferidos dentro de la compañía y las visas O, P y R que son usadas por artistas extraordinarios, científicos, atletas, educadores y trabajadores religiosos. Cada tipo de visa basada en el empleo tiene desafíos que deben ser superados. Todos ellos requieren documentación de las calificaciones del candidato para el puesto ofrecido.

Obtener una Green card o “tarjeta verde”

La “tarjeta verde” es el término común para la Residencia Permanente Legal, un estatus que permite presencia indefinida en los Estados Unidos, la capacidad de entrar y salir del país con pocas restricciones, y la capacidad de trabajar o estudiar sin solicitar permiso. La residencia se obtiene comúnmente a través de una petición presentada por un familiar o empleador en nombre del beneficiario. La naturaleza de la relación entre las partes a menudo afecta la disponibilidad de la residencia y la velocidad a la que puede ser adquirida.

Hay circunstancias limitadas bajo las cuales un individuo puede solicitar convertirse en residente permanente legal sin patrocinador. Estas categorías incluyen a los extranjeros que han sido establecidos para tener una habilidad extraordinaria dentro de su campo, inversionistas que han impactado positivamente la economía de los Estados Unidos, y ciertos grupos para los cuales existen programas humanitarios.

Convertirse en ciudadano estadounidense

La ciudadanía, cuando no se adquiere por nacimiento, está disponible para los residentes permanentes legales de buen carácter moral a través del proceso de “naturalización”. Dependiendo de las circunstancias del solicitante, el período de tiempo requerido después de obtener la residencia varía. Los cónyuges de ciudadanos estadounidenses pueden solicitar la ciudadanía después de tres años como residente permanente. La mayoría de los demás deben acumular cinco años de residencia permanente antes de solicitar la ciudadanía.

La mayoría de los solicitantes deben ser competentes en inglés y capaces de aprobar una prueba cívica corta sobre la historia y el gobierno de los Estados Unidos, aunque hay excepciones para los discapacitados y ancianos. Todos los solicitantes deben estar dispuestos a jurar lealtad al país.

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.